Corradi
Insights

Jardín de bajo mantenimiento: cómo realizarlo y cuidarlo

Jardín de bajo mantenimiento: cómo realizarlo y cuidarlo

Tener un hermoso jardín de bajo mantenimiento es el sueño de muchos entusiastas de la vida al aire libre, divididos entre el deseo de poseer un oasis alrededor de la casa y el miedo de no tener el tiempo y las habilidades para cuidarlo de la mejor manera. Pero esta incertidumbre no debe desalentar, porque las soluciones están al alcance de todos, y permiten tener un espacio agradable, acogedor y animado con flores de colores.

El proyecto: clima, suelo y exposición

El primer paso para evitar errores es el proyecto. No tiene sentido comprar plantas y muebles si no se considera primero el clima, el tipo de suelo y la exposición al sol del jardín, así como sus dimensiones. De hecho, el riesgo es que se eche a perder el trabajo posterior y desperdicie la inversión realizada. Una vez establecidos los puntos esenciales, se puede pasar a la elección de las variedades, privilegiando las autóctonas y rústicas, que en el paisaje circundante ya han demostrado resistencia y vitalidad. Si necesitáis inspiración, podéis dejaros sugestionar por las formas libres del estilo provenzal, por el romanticismo del jardín inglés o seguir las tendencias para el jardín de 2021

Un jardín de bajo mantenimiento: 5 consejos para tener éxito

Una vez definido el proyecto, es una buena idea familiarizarse con algunas pautas de jardinería:

  1. abonad la tierra con un buen compost natural y los posos de café;

  2. respetad las distancias entre las plantas, estimando el crecimiento de cada una;

  3. evitad el estancamiento de agua en las macetas, ya que las raíces podrían pudrirse;

  4. regulad el riego según la estación: por la tarde en verano, para que el sol no queme las hojas y las flores; en las horas más cálidas en invierno, para evitar las heladas nocturnas;

  5. podad las hojas muertas y las flores secas con unas tijeras de jardín, realizando un corte limpio.

15 plantas y arbustos para un jardín de bajo mantenimiento

Una vez establecido el proyecto y asimiladas las pautas, ha llegado el momento de elegir las plantas: si el problema es el tiempo, la solución es centrarse en las especies lo más autosuficientes posible, como las perennes, las sempervirentes y todas las plantas que no requieran mucha agua. A pesar de los nombres, desconocidos para muchos, averigüemos juntos qué plantas os darán más satisfacción en la creación de un jardín que requiere poco mantenimiento: 

  • Durillo (Viburnum tinus): robusta rústica, ideal para un seto, da generosos racimos de flores blancas muy fragantes;

  • Echinacea: herbácea de la familia de las margaritas, si se expone al sol tiene una floración abundante y colorida;

  • Weigela florida: arbusto adaptable a diferentes condiciones, desde pleno sol hasta la media sombra, se desarrolla rápidamente con un follaje espeso y flores de colores;

  • Aucuba japonica: pequeño arbusto de hoja perenne, apreciado por sus hojas decorativas y sus frutos rojos, teme solo el sol directo demasiado fuerte;

  • Liriope muscari: tapizante perenne, forma arbustos anchos y, en verano, levanta racimos de pequeñas flores de colores agrupadas en espiga;

  • Helleborus: planta perenne imprescindible para los que tienen poco tiempo; prefiere la sombra y florece en invierno, animando el jardín en una época en la que suele estar desnudo; 

  • Forsythia: la intensa floración amarilla de este generoso arbusto certifica la llegada de la primavera;

  • Hiedra: esta tapizante es la mejor solución para cubrir paredes y escarpas. Hay docenas de variedades e infinitos tonos de verde en el mercado;

  • Nepeta: planta herbácea robusta y resistente a la sequía, con una floración de color violáceo, que destaca en borduras y parterres;

  • Adelfa: arbusto autónomo con una floración espectacular de junio a octubre, que embellece con sus colores incluso las zonas más modestas;

  • Clemátide (Clematis): planta trepadora con una floración duradera y fascinante, disponible en muchas variedades, requiere un pequeño sostén para dar lo mejor de sí;  

  • Sedum: planta suculenta completamente autónoma, puede ser utilizada en rocallas, borduras o como tapizante;

  • Agave: planta espléndida para jardines mínimos, esta suculenta una vez puesta en el suelo no requiere agua. Prefiere los climas cálidos o templados, pero algunas variedades se adaptan al frío, si se colocan en una posición protegida; 

  • Rosa: no podíamos ignorar a la reina de las flores. No se considera una planta fácil, pero hay muchos cultivares robustos y con una larga floración. 

No hay jardín sin contemplación 

Después de tanto trabajo, la emoción más intensa se experimenta en la contemplación y en la consiguiente relajación. Observar tu jardín, mientras disfrutas una infusión en compañía de tus seres queridos, es uno de los placeres de la vida. Por este motivo, es indispensable incluir un espacio especial, personalizado y acogedor para disfrutar del aire libre durante muchos meses al año: entre las soluciones de Corradi, líder en coberturas para exteriores, puedes encontrar modelos de Pergotenda® y pérgolas bioclimáticas, estructuras de alta tecnología capaces de crear ambientes confortables en todas las estaciones, además de numerosos accesorios de diseño para delimitar galerías y terrazas. A estas alturas de la lectura, ¿no sueñas tú también con una "habitación" al aire libre que aúne el confort de la casa con las atmósferas regeneradoras del exterior?

Mantengámonos en contacto

REGÍSTRATE AL NEWSLETTER PARA RECIBIR LAS ÚLTIMAS NOTICIAS DE CORRADI