Corradi
Insights

Pérgolas de exterior: cómo realizar la elección correcta

Pérgolas de exterior: cómo realizar la elección correcta

Elegir una pérgola para el jardín es la mejor manera de destacar el propio espacio exterior y transcurrir horas agradables al aire libre incluso en casa. Antes de concretar este sueño, al alcance de quienes tienen un espacio verde privado, es necesario aclarar algunos puntos, a partir de la función que la cobertura cumplirá en el jardín, para poder elegir las pérgolas de exterior adecuadas a nuestras exigencias. Cómo.

Una pérgola de exterior para estar en compañía, relajarse, cocinar o... trabajar

Para muchos, el jardín es el lugar para convivir por excelencia, para otros, en cambio, es un oasis donde retirarse a descansar, solos o con sus familiares: la pérgola es una solución excelente. En el primer caso, será necesario evaluar el tamaño de la estructura, disponer de más lugares para sentarse y, si es necesario, una zona con una mesa y una superficie de trabajo para crear una cocina exterior funcional. En el segundo, será suficiente un espacio reducido, donde crear un área cómoda. 
Incluso si el jardín funciona como oficina al aire libre (exigencia particularmente actual en tiempo de teletrabajo) o la pérgola se usa como laboratorio del apasionado jardinero que vive en cada uno de nosotros, la superficie será inferior. Una vez establecida la función de la pérgola, el paso sucesivo corresponde a la posición. 

Posicionar la pérgola: ¿adosada a casa o autoportante?

No todos disponen de la libertad de elegir la mejor posición para instalar una pérgola, porque algunas zonas del jardín tienen una superficie irregular o no existen las condiciones adecuadas para la cobertura. En cambio, si se pueden evaluar varias alternativas, recomendamos comenzar planteándose esta pregunta: ¿prefieres una pérgola adosada a la casa o un elegante refugio en el jardín? La distancia desde la vivienda, de hecho, es un factor esencial, que influye sobre las características estructurales de la pérgola y su estética. Para quienes no disponen de grandes espacios, la mejor solución es la pérgola adosada a la casa. Versátil, elegante y ligera en las formas, se adapta a cualquier tipo de edificio. 
 
En cambio, si se dispone de un jardín más amplio, se puede optar por una pérgola autoportante: esta estructura tiene la ventaja de poder ser colocada en cualquier parte, para crear un área independiente pero protegida, como una pequeña sala o salón. En ambos casos una solución ideal es Pergotenda® Maestro de aluminio, una cobertura personalizada e innovadora. 

¿Aluminio o madera? Los materiales de la pérgola

Una vez que se define el tipo y la mejor posición, llegamos a la elección del material. Una decisión importante, que debe considerar la función de la pérgola, es decir, el rol que desempeñará en el jardín, pero sin ignorar la estética. Las principales opciones giran alrededor de dos posibilidades, el aluminio y la madera: 
 

  • el aluminio es un material ligero y muy resistente, ideal para contextos refinados y jardines modernos. Tiene un diseño esencial, no requiere un mantenimiento particular y se puede personalizar. Como en el caso de la Pergotenda® Millenium Celeb, de gran personalidad, o de la Pergotenda® Move, de líneas inconfundibles y elegantes. 

  • la madera es el material romántico por excelencia, elegido por quien ama las atmósferas shabby chic o vintage. Tiene la capacidad de “calentar” cualquier ambiente, pero requiere un mantenimiento mayor. La Pergotenda® 45 de Corradi, por ejemplo, tiene toda la naturalidad de la madera y decora con elegancia.  

La cobertura de la pérgola: ¿lona corredera o lamas orientables?

El siguiente paso corresponde a la cobertura de la pérgola. Puede ser fija o móvil, con lona retráctil o lamas orientables. El primero es un tejido acrílico, muy resistente, flexible e impermeable que distingue todas las Pergotenda® Corradi. Las lamas, por otro lado, son la solución innovadora que caracteriza las pérgolas bioclimáticas de aluminio, se trata de una cobertura parasol orientable capaz de crear un ambiente cómodo en todas las estaciones. De hecho, la rotación y la inclinación de las lamas permiten controlar la luz solar y el viento, regulando la temperatura en su interior. Tanto la lona como las lamas pueden tener el desplazamiento manual o motorizado. 

El toque de clase final: complementos e iluminación

Después de esto, lo siguiente es dar a la pérgola un toque de clase, como un color que combine perfectamente con la vivienda o un ventanal corredero, que permitirá una visión abierta al jardín. Si amas las luces, la iluminación es el auténtico golpe de efecto, el detalle que transformará el espacio exterior en un lugar mágico, para vivir sin límites de horario y en total libertad.  
Bien, ahora que has apuntado estos consejos, puedes buscar las pérgolas para exterior que corresponden a tu sueño…

Mantengámonos en contacto

REGÍSTRATE AL NEWSLETTER PARA RECIBIR LAS ÚLTIMAS NOTICIAS DE CORRADI